Menu

EL DÍA QUE LA UNNE TUVO SUS PRIMEROS INGENIEROS

El día 21 de abril de 1967, hace 50 años, no fue un día más en la vida de la recientemente creada Escuela de Ingeniería de la UNNE. Ese día, dos de sus alumnos rendían su última materia, Puentes de Hormigón Armado: Rodolfo Hugo Romero y Alejandro Pilar, eran los primeros en llegar a esa instancia de sus carreras. Ambos se presentaron al examen, como era su costumbre, vestidos de traje (que por cierto era el único que tenían…).
Alrededor de las cinco y media de la tarde, Mirta, la esposa de Romero y Olga, la esposa de Pilar, ambas maestras, llegaron en sus bicicletas a la Facultad a ver “cómo estaba el clima”. Ya en la entrada del Campus, los condiscípulos y compañeros de trabajo de Romero y Pilar (ambos trabajaban en Vialidad del Chaco) las pararon y les entregaron los trajes de sus maridos pulcramente doblados. Era la señal inconfundible de que el Chaco y la región tenían sus dos primeros Ingenieros.
Luego del desenlace esperado, la multitud de amigos y compañeros de estudio y de trabajo, que esperaba ansiosa, mientras los saludaban y felicitaban, les quitaron sus ropas y los vistieron con bolsas de arpillera. A continuación, vino el ritual que hoy es tradición: untar a los recién graduados con harina, huevos, yerba…
Más tarde, los montaron sobre el capó del “Valiant” de uno de los asistentes y comenzaron la caravana por las calles céntricas de la ciudad. La parada obligatoria fue frente al diario El Territorio, que registró el acontecimiento. Posteriormente, se dirigieron a la Casa de Gobierno, donde el propio Gobernador de entonces, el Cnel. Basail, bajó hasta la vereda a saludar a los nuevos Ingenieros.
Pero los festejos siguieron hasta altas horas de la madrugada. ¿Dónde? No importa. Lo importante fue que en el Chaco, ese día de abril, hace 50 años, se recibieron los dos primeros Ingenieros de la UNNE.

BENEFICIOS